¿Sabías que un error en redes sociales puede afectar directamente a tu marca personal? Checa si estás cometiendo uno de estos 5 errores. Quédate conmigo y conoce cómo usar correctamente las redes sociales por el bien de tu marca personal.  

Hoy vamos a dedicar el programa a hablar de algunos detallillos respecto a las redes sociales. Sin duda, hay algunos decálogos y protocolos de cómo reaccionar ante una crisis y qué cosas no decir. Pero, noté que algunas de ellas son muy ambiguas. Así que hoy traigo para ti 5 recomendaciones puntuales para que tu marca personal no sufra en el camino.  Así que sin más preámbulos pasemos a ver estos 5 puntos para hacer buen uso de redes sociales.

5 errores que pueden afectar a tu marca personal | Cómo hacer buen uso de las redes sociales

1 No seas incongruente
Cuida mucho lo que haces, lo que dices, a qué te dedicas y qué PUBLICAS.

Partamos de un ejemplo ¿va?
Si eres un directivo de una institución pública o privada enfocada al deporte y la salud. Por amor de Dios evita publicar la parranda a del viernes, la típica foto con la chela en la mano o presumiendo la comida chatarra y el cigarro en la mano. Este ejemplo no lo digo de manera aislada, como muchos de ustedes saben trabajé en una Asociación Deportiva y no tienen idea la cantidad de gente que me tocó conocer, tanto de altos mandos como colaboradores, que su carta de presentación en redes sociales incluye la foto donde sale su panza chelera, cigarro y hasta mujeres. ¿Seamos honestos qué concepto se queda la gente que entra a sus perfiles oficiales?

Y evidentemente aquí nos metemos en el asunto de los malos hábitos alimenticios en México, la incongruencia en las instituciones (de que hay que gente que no son médicos a cargo de instancias de salud o gente que no son abogados en los terrenos de derecho, etc.). El asunto es que este programa está enfocado a recomendar que no hacer o cómo mejorar tu imagen y marca personal. Si no eres congruente entre lo que publicas y a lo que te dedicas; tu credibilidad está por la calle de la amargura, como se dice coloquialmente.

Ahora, si eres un emprendedor por ende eres independiente. Así que tus ventas y el éxito de tu negocio depende directamente de la credibilidad y confianza que construyas con tus seguidores para que en el camino se conviertan en clientes. Es decir, sí eres congruente entre lo que publicas y a lo que te dedicas evidentemente tendrás mayor éxito económico a largo plazo.

Otro ejemplo, si tú eres un funcionario público y la secretaría para la que trabajas está enfocada a apoyar los derechos de los homosexuales y la diversidad es claro que no puedes publicar chistes homofóbicos. Si trabajas en una ONG en pro de las mujeres, por favor, no pongan cada dos días fotos de chicas con poca ropa y comentarios sexosos. Recuerda que te siguen hombres, pero también mujeres, así que no las hagas sentir incómodas. Y lo mismo, si eres mujer no publiques la foto del súper héroe sin camisa o el cantante famoso en turno acompañado de piropos. Cuida tu imagen.

De igual manera, si eres un youtuber dedicado al fitness, no cometas el error de publicar las fotos de tus ensaladas y los aparatos del gym y en el mismo combo la foto de la botella en el antro. Conozco muchos que lo hacen y evidentemente una cosa es tu vida pública y otra la privada. Si llevas una vida de excesos combinada con salud, es muy respetable, se vale, pero no lo hagas público. Porque nuevamente, el tema de tu credibilidad se debilita con este tipo de imágenes. Y generas una mala percepción.

2 No uses tu red social de trabajo para ligar

Una de las razones por las que decidí hacer este episodio es porque desde que hice la cuenta de Facebook me he dado unas divertidas que para que les cuento. En serio. Me ha pasado de todo. Evidentemente, la cuenta está pública y me agrega todo mundo. El asunto es que he visto memes que en verdad es sorprendente como más allá del relajo, son realidad. Y seguramente los has visto. Esos donde sale la captura de pantalla de gente que escribe por inbox oraciones como las siguientes:

Hola, guapa. ¿Cómo estás?
Hola, hola. ¿Estás ahí?
Hola, bonita, estás bien guapa.
¿Qué dice el novio? Ja es broma,

¿Cuándo salimos? Ja, es broma.
¿Me pasas tu número? Ja es broma.

Y te escriben todos los santos días lo mismo. O te hacen videollamadas por Facebook. Si no les contestas, peor. Pero a la semana vuelven a escribir los mismos mensajes.

Y más allá de que son terribles ligando, ese tema es lo de menos. Aquí la cosa es que lo hagan desde sus redes oficiales, donde aparece que tienen cargos públicos, son empresarios de renombre o emprendedores en formación. No sé si lo hagan en plan de querer apantallar a las personas o qué onda. Si sí, pues ya ahí también es otro rollo nada sano que busques enamorar gente con tu status, pero no me meteré en ese asunto.

Pero, desde una perspectiva objetiva (más allá de otros temas como el acoso o que estén muy desesperados por encontrar cariño, baja autoestima, etc.); desde una perspectiva de asesoría de imagen, desde el enfoque de la Comunicación y posicionamiento de marca. Está totalmente fuera de lugar. Porque en lugar de quedar bien, se dan un santo quemón. Digo, para todo hay gustos y gente. Pero, personalmente, aceptar gente que parece profesional, seria, honorable y haga este tipo de conversaciones tirándote el can; para mí es una total decepción. Su profesionalidad queda por los suelos.

¿Qué hago yo? Sencillo, si veo que no tienen intención de hablar de trabajo o algo que aporte y sólo quieren ligar y hacerse los chistositos los elimino. Así de sencillo. Y fíjate. Que fuerte es la situación. Como lo sabes y seguramente lo has aprendido de otros autores y speakers, las relaciones sociales son vitales para tu negocio. A lo mejor en una de esas, ese nuevo contacto que te acaba de agregar puede ser útil para tu crecimiento profesional. Piénsalo un poco. Trabajar en equipo con estas nuevas personas te ayudaría increíblemente, pero por andar de Don Juan pierdes ese valioso contacto que ya te eliminó porque estuviste ahí de impertinente.

Hay lugar para todo y hasta para hacer propuestas indecorosas ya hay aplicaciones.
¿Quieres ligar? Ahí tienes Tinder, Grinder y todas esas del tipo ligue y sexo casual. Como decía Juan Gabriel, “¿Pero qué necesidad?”. Las cosas como son. Ahí segurito encontrarás gente que busca lo mismito que tú.

Y aclaro, esto aplica tanto para hombres como mujeres eeh porque también las hay. También hay damitas que te acaban de agregar y te tiran la onda. Bellas damitas, honorables caballeros, no se anden quemando en redes sociales, porque con eso en lugar de ganarse un cliente, socio, inversionista, colaborador o un buen contacto, hacen 3 cosas:

1 Hacen el oso de a gratis. (Nunca sabes cuando tus insinuaciones van a terminar de captura de pantalla en memes por todo Internet).
2 Dejas una imagen poco profesional.
3 Pierdes contactos.

3 No publiques de todo un poco

Enfócate en aquellos temas que a ti, a tu servicio o producto estén a fin.

Por ejemplo, si estás buscando posicionarte como experto en videojuegos no tiene sentido que compartas publicaciones enfocadas a política, reseñas de cine y memes en pro del Reguetón o en contra de la música de Banda.

Si quieres ganar seguidores amantes de la misma pasión que tu tienes, dales material enfocado a sus intereses. Si quieres convertirte en líder de opinión, influencer o Máster del Marketing, comparte temas a fin. Para que la gente diga “ese cuate o esa chica siempre sube cosas que me sirven para mi trabajo o estudios de Marketing”. Y así consigues un seguidor más.

No soy la única que lo dice, muchos expertos en Imagen Pública y Comunicación Digital mencionan siempre la importancia de publicar aquello que realmente aporte algo. Y muchos me dirán “Waaa qué aburrido. ¿Qué tienes en contra de los memes o de compartir vídeos de gatitos?”.  Y la respuesta es nada. En mis cuentas privadas comparto babosada y media. Como el “Miau Miau mix” o el “Afedo, cámate pod favod”. Pero, no tiene sentido ponerlo en las cuentas donde la gente quiere saber sobre Comunicación y Emprendimiento. En tus redes de trabajo antes de publicar piensa: ¿aporta algo para mis seguidores? Si no aporta NO lo hagas. No se trata de autocensurarse, o de ser hipócritas y ocultar tu gusto por los gatos o determinado partido político, no. Se trata de ser PRUDENTE con tu contenido.

Si en tu cuenta hay toda un abanico de contenido la gente no te tomará en serio para ningún tema en concreto. Así que no abarques todo. Evidentemente tendrás una opinión para muchas cosas y te gustarán cientos de temas, pero enfócate en ciertos temas ¿cuántos? Los que estén a fin de tu mundo y gremio.

 ¿Quieres saber el resto de consejos, pero no tienes tiempo de leer? Checa el podcast aquí:

 

Yo soy Ingrid Cervantes y mil mil gracias por darme lo valioso que una persona puede dar… tu tiempo. Por cierto, cuéntame si te gusta el programa, con qué lecciones o moraleja te quedaste de la película. Dale me gusta en en la plataforma que me escuches iVoox, iTunes, TuneIn o Youtube.

Te espero en el próximo episodio de tu programa Speak, el podcast donde conocerás todos los temas relacionados a comunicar y emprender. Speak la clave es comunicar.

¿Te gustó el tema?

Búscame en Youtube, iVoox, iTunes o TuneIn 

Disfruta en Youtube

Suscríbete a iVoox

Escucha en iTunesSpeak_LaClaveEsComunicar_DisponibleItunes

Escucha en TuneIn